in , ,

Colega, ¿donde está mi culo?

Dicen que lo prometido es deuda. Estos colegas habían quedado en traer una tía con un culo potente a casa para probarlo. Mientras se lo muestra al amigo, le da unos cuantos cachetes y caricias para ponerle cachondo perdido y luego dejar que se la beneficie como le había prometido.

Colega, ¿donde está mi culo?

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

A tortas en Sitges

Autoestopista en celo