in , ,

Colegiala juguetona

Ha sonado el timbre, las niñas de papa salen al recreo y nadie las vigila. Nosotros, como buenos cazadores, estamos al acecho buscando una presa fácil. Fijamos nuestro objetivo en una linda colegiala de aspecto cándido. Afilamos las garras, nos acercamos sigilosamente y lanzamos nuestro ataque. Al final resulta que de inocente solo tenía el aspecto y acabamos convirtiéndonos en su merienda.

Colegiala juguetona

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Conejita abandonada

La patinadora más golfa