in , ,

Día de sorpresas

De camino a la playa del pueblecito catalán donde tengo una casita, me encuentro con una jamona a la que le encantan las cosas grandes: los pies grandes, los brazos grandes y sobre todo las pollas grandes. Acabó tragándose mi polla en plena calle para escándalo de los vecinos.

Día de sorpresas

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Vamos de cañas

Una brasileña en Montjuic