in , ,

Donde cabe una, caben dos

Donde cabe una, caben dos

Un tipo entra en la habitación de su amigote sin reparar en que éste se está follando a Rebeca, una macizorra de escándalo. el pobre se sonroja, pide disculpas y sale de la estancia cuando la chica le grita: “¡ei, ven, no te vayas!”. y es que ya se sabe, donde cabe una polla, caben dos pollas.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

La chacha en pelotas

Cinco españolitas calientes