in , ,

Lección de modales

Ahora que empieza el verano hay que tener mucho cuidado cuando le sueltas un piropo en la playa a una tía buena porque si eres demasiado grosero la chica te puede acabar dando una clase de educación y volverse más atrevida y descarada que tú, aprovechándose de tu zafiedad para “obligarte” a demostrar todo aquello que dices.

Lección de modales

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Cambio de lubricante

Trio con parejita guapa