in , ,

Tratándola como una perrita

La llevamos de la piscina del chalet, donde estaba tomando el sol, al piso de arriba donde la esperaba con impaciencia nuestro colega. Una vez allí le comió el culo y lo azoto hasta hacer que la chica cumpliera todas sus ordenes y realizara todos nuestros deseo más oscuros…

Tratándola como una perrita

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

Una paja para mi amigo

De la discoteca a la cama