in , ,

Un Torbellino de vecina

Mientras subiamos a casa Torbe le ha hechado el ojo a nuestra vecina sin saber que le gusta el sexo tanto o más que a él, a nosotros nos lo va a decir. La llamamos, la convencemos para que nos acompañe, baja y el tito Torbe descubre y disfruta lo guarra que nuestra vecina puede llegar a ser.

Un Torbellino de vecina

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

La prima morochita

Si hay que montar, se monta