Relato porno: Madrugada del sabado al domingo

Relator porno, la conocí un sábado y me la follé el domingo

Noche de un sabado de verano fresco y relajante, son las 03:00 de la mañana y ya rendida me meto en la cama completa desnuda, una cama muy comoda con sabanas negras de raso que al tacto parecen muy frias pero enseguida se calienta por la temperatura de mi cuerpo.

El, (mi pareja) me acompaña a la cama tambien desnudo y con gran temperatura corporal, es una noche en la que los dos estamos muy cansados de haber tenido un evento a lo largo del dia… pero eso no nos impide darno un poco de calor mutuo.

A pesar de estar ya en la cama, bajo al frigorifico de la cocina que esta en la primera planta cojo un bote de sirope de chocolate y vuelvo a la cama junto a el. Enseguida el ve el bote y sabe lo que eso significa, me lo arrebata de las mano y me tumba con coraje  en medio de la cama, empieza a untarme en el cuerpo el sirope por el pecho derecho primero y despues por el segundo, sin resistirse a chupar y lamer todo el chocolate que me ha hechado sobre los pechos. Yo cuando lo hace… ardo en deseos de que siga haciendolo continuamente y que me impregne mas y mas abajo de chocolate para que despues me lo quite con la lengua.

Asi lo hace va echando por el abdomen poquito a poco y empieza a chupar lamer y mordertodo lo hechado con pasion y mucha delicadeza, cuando llega justo debajo del ombligo, se frena y eso aun mas me pone mas cachonda y ansiosa de que continue con el chocolate. Me mira y ya no sigue con el chocolate sino que lo hace el simplemente solo bajando mas abajo introduciendo su lengua dentro del coño con gran confianza en si mismo para hacerme disfrutar con su lengua y sus labios.

Es tal el placer que me da que no me corro una vez solo si no dos y tres y sobre su boca, yo no puedo mas de excitacion y le pido, bueno mas bien le exijo que me la meta, que me meta su polla, bien grande y dura, y que me haga gritar como una perra.

El obecede y la mete y dicho y hecho grande dura la mete y me hace gritar y enloquecer de gustazo, mmmmm sigo con mis corridas durante un buen rato  pero el ya no puede reprimirse despues de 1 hora larga aguantando correrse, y espera a una de mis continuas corridas para corrernos los dos juntos y disfrutar del fin juntos…

Rendidos caemos en la cama y sudorosos y aun con la respiracion entre cortada de los dos se apaga la noche para esperar el nuevo dia.